El lunes, pasadas las 2 de la mañana, la Policía se desplazó hasta el bulevar de la avenida Hipólito Yrigoyen, a raíz de un posible intento de robo en el interior de un Volkswagen Fox. Sin embargo, al llegar al lugar encontraron a tres personas rodeando el auto y uno de ellos aseguró ser el dueño. Desde un principio los efectivos comprobaron que los individuos estaban alcoholizados, por lo que ordenaron que no se retiraran, lo que fue desoído por el conductor que, delante de los uniformados, aceleró y escapó.

En virtud de lo anterior se originó una persecución que terminó en la rotonda del mapa, cuando el VW Fox colisionó al cordón del ordenador vial y, debido a un desperfecto en la cubierta, no pudo seguir camino.

Como consecuencia de lo ocurrido, quien iba al mando del vehículo fue trasladado al hospital Schestakow, donde se le practicó el dosaje que confirmó que estaba alcoholizado.

Los protagonistas de esta historia fueron derivados luego a la Comisaría 32ª, donde se abrieron causas por infracción al Código de Faltas en sus artículos 43, 61 bis y 82. Además quedó secuestrado el vehículo.

Compartí esta nota: