Se trata de la línea de acción 2 enfocada a 600 familias. En total, el Gobierno invertirá $375 millones en las líneas del nuevo programa.

El Estado provincial invertirá aproximadamente 1.860 millones de pesos en “Mendoza Construye”. El nuevo programa de vivienda contempla tres líneas de acción enfocadas a familias con bajos recursos y a la clase media.

Para este último público, el Ejecutivo tiene proyectado, junto con privados, construir aproximadamente 600 viviendas. Por cada una de ellas el IPV financiará en UVA y a tasa 0% hasta el 30% de la vivienda, lo que en promedio calculan que será de 600 mil pesos por familia.

Cabe indicar que el nuevo programa contempla tres líneas de crédito. Las líneas 2 y 3 están enfocadas a las familias con ingresos de más de dos Salarios Mínimo Vital y Móvil (SMVM), que hoy equivalen a más de $ 19 mil pesos.

Damián Salamone, presidente del IPV, explicó cómo avanzan ambas líneas, teniendo en cuenta que arrancaron las inscripciones el 15 de mayo.

Con respecto a la línea 2 de participación pública y privada, las familias que deseen inscribirse deberán tener ingresos demostrables de entre dos y cuatro SMVM (desde $ 19.000 a $ 38.000).

Hasta el momento, contó el funcionario, hay más de 8.600 inscriptos y ahora comenzó el proceso de selección. “En 15 días tendremos los resultados finales y estos comenzarán con el análisis de si serán o no sujetos de crédito”, puntualizó.

“Muchas familias se inscriben por las dudas, sin considerar los requisitos. Por ello, luego del análisis que nosotros hacemos en el IPV, creemos que cerca del 30% o 40% de los que se anotaron no podrán ingresar”, continuó.

Las líneas en detalle

La Línea de Acción 2 de Mendoza Construye se conforma a través de la participación público-privada. Los privados están presentando las propuestas de viviendas y estas irán a concurso.

El IPV financiará el 30% por medio de recursos provinciales (360 millones de pesos aproximadamente) y el 70% lo aportará el desarrollador -privado-.

En total para este caso habrán disponibles 600 viviendas. Las familias adjudicatarias deberán devolver al IPV el 30% de su vivienda por medio de un crédito en UVA a tasa cero, y el 70% restante deberá ser devuelto a una entidad bancaria, pública o privada, en UVA, con el interés que coloque el banco elegido por el adjudicatario.

En cuanto a los montos de las viviendas, Salomone explicó que no tienen tope, pero el IPV calcula que en promedio valdrán 2 millones de pesos, aunque reconoce que habrá algunas que tengan valores cercanos a $ 1,5 millones y otras con precios de $ 2,5 millones.

Por otra parte, el representante del IPV aclaró que en el transcurso de los próximos dos meses las obras deberían comenzar.

La línea de acción 3, por su parte, es específicamente de créditos para construcción. Dicho plan es financiado 100% por el banco que cada uno de los beneficiarios elija.

En este caso lo que aporta el IPV es la estructura. “Ayudamos a los interesados a ingresar al programa y contactarlos con las líneas vigentes según la categoría, monto e ingresos que cada uno tiene”, remarcó Salamone.

Los que se postulen a esta variante deberán contar con un ahorro para la compra del terreno urbanizado de aproximadamente un 30% del valor del crédito y luego deberán devolver el 100% al banco en UVA con el interés que la entidad coloque.

Un punto en el que hizo hincapié Salamone es que quienes no accedan a la línea 2, recibirán ayuda del Estado para obtener una línea por la vía del Plan de Acción 3.

Vivienda social

La primera de las líneas del Mendoza Construye está enfocada en viviendas sociales, las cuales serán financiadas por la provincia y serán construidas por el IPV.

En total calculan construir 1.600 viviendas. De ellas, 1.400 irán a licitación y 200 (de interés provincial). En este caso el Estado invertirá cerca de 1.500 millones de pesos y el impacto presupuestario recién se conocerá el próximo año, según explicó Damián Salamone, presidente del IPV.

Compartí esta nota: