La autoridad monetaria no intervino en el mercado cambiario, pero sí anunció el canje de Letras con el objetivo de distribuir vencimientos.

Dos novedades marcaron la relativa tranquilidad de la jornada. Por un lado, el precio del dólar volvió a subir ayer, pero sin dramatismo y la idea del Gobierno, al menos por ahora, apunta a dejarlo flotar en torno a los 25 pesos, nivel que les dará oxígeno a los exportadores mientras se enfría la economía del país.

Según pudo saber Los Andes, en el Banco Central creen que el valor del billete está un 6% por encima de un precio de equilibrio y tendría que bajar. Por ahora ninguna de las herramientas utilizadas ha llevado al billete hacia los 24 pesos.

La otra novedad es que a horas de anunciar el canje de Letras del Banco Central para evitar un nuevo “Supermartes” el 21 de junio, la autoridad monetaria compró 6.000 millones de pesos, con lo que hay esperanza de lograr un exitoso canje de Lebacs que distribuya los vencimientos.

Volviendo al dólar, en las ventanillas de los bancos porteños el precio del dólar subió trece centavos y cerró a 24,99 pesos promedio para la venta.

Pero algunas entidades como el Galicia y el ICBC lo posicionaron en 25,20. Y en Mendoza, se ubicó en 25,04 pesos.

El Banco Central no intervino. Pero las reservas cayeron 670 millones, a 53.591 millones. Una de las causas del descenso fue el pago de una cuota de la deuda, por unos 556 millones, al Club de París, por el acuerdo que firmó el kirchnerismo en mayo de 2014.

La atención de la entidad que conduce Federico Sturzenegger, no obstante, ha dejado de ser correr detrás del tipo de cambio: si bien insiste en que las Lebac no son un problema, ha comenzado a actuar como si lo fueran.

Ayer puso en marcha un plan de contingencia para canjearle a los bancos y otros inversores institucionales las Lebac que venden el 21 de junio por otras letras de más largo plazo, para repartir los vencimientos en cinco meses.

Los bancos públicos y privados tienen hoy en su poder la mitad de todas las Lebacs en circulación, que alcanzan unos 1,3 millón de millones de pesos. Y el 21 de junio vencen unos 651.000 millones de pesos.

Con el canje de letras, el Central busca evitar un nuevo “supermartes” como el registrado el 15 de este mes cuando la tensión se apoderó del mercado por las dudas sobre la capacidad de fuego de la autoridad monetaria.

Ese día se registraron vencimientos de Lebacs por 617.000 millones de pesos. A fuerza de tasas del 40 por ciento anual, la entidad logró la renovación del total del stock vencido e incluso colocó unos 5.000 millones de pesos más.

Pero Sturzenegger y compañía no quieren pasar por el mismo estrés y restar presión también al mercado de cambios tras una devaluación del 32% desde que arrancó el año.

La carnada será una ganancia inmediata: quien canjee una Letra que vence en junio por una que vence en octubre, el Central le abonará una cierta cantidad de pesos por cada 100 pesos nominales. A esos pesos extra los determinará el mercado por la “ley” de la oferta y la demanda.

Principales puntos

Las reservas cayeron U$S 670 millones. Pero la autoridad monetaria no vendió en la ronda de ayer. Una de las causas fue el pago de una cuota con el Club de París cuyo acuerdo firmó el kirchnerismo.c

Ya canjearon $6.000 millones de Lebacs. En unas pocas horas después del anuncio de la captura de letras que vencían el 21 de junio que viene. Ese día podría producirse un nuevo “Supermartes” porque vencen 651 mil millones de pesos. Para lograrlo el Central paga una suma extra.

Compartí esta nota: