Incluyó a Monzó y Frigerio en la mesa chica de decisiones, y podría sumar también a dos gobernadores radicales.

La crisis financiera provocó el primer cambio dentro del Gobierno: el presidente Mauricio Macri tomó nota de los reclamos internos y amplió la mesa de toma de decisiones. En plena negociación con el FMI y con el dólar sin techo, Macri decidió incorporar al presidente de la Cámara baja, Emilio Monzó , y al ministro del Interior, Rogelio Frigerio , al grupo reducido que se reúne todas las semanas para definir el rumbo de la gestión.

Ayer al mediodía se dio el primer encuentro en la Casa Rosada. Ahí hablaron los seis durante una hora y media. “Fue una muy buena reunión”, confiaron testigos. Peña fue el encargado de oficializar la decisión del jefe del Estado.

Compartí esta nota:

Deja un comentario